DIOS LLAMA A MOISES

Estudio 22

 

Texto:  Éxodo 2, 3, 4

 

Temas:  Dios habla a las personas; Dios es poderoso; Dios es santo

 

Dios Llama a Moisés                                                                                    Éxodo 2-4

 

            En Madián, Moisés conoció a un hombre que se llamaba Reuel Jetró y aceptó quedarse a vivir en su casa.  Después, Reuel Jetró le dio una de sus hijas como esposa. 

            Con el correr del tiempo, el rey de Egipto murió.  Los israelitas, sin embargo,  seguían quejándose y lamentando su esclavitud.  Entonces Dios escuchó sus lamentos y atendió sus quejas, acordándose de la alianza que había hecho con Abraham, Isaac y Jacob. 

            Moisés cuidaba las ovejas de su suegro Reuel Jetró y un día las llevó a través del desierto y llegó hasta el monte de Dios, que se llama Horeb o Sinaí.  Allí el ángel del Señor se le apareció en una llama de fuego, en medio de una zarza.  Moisés se fijó bien y se dio cuenta de que la zarza ardía con el fuego, pero no se consumía.  Entonces pensó: “¡Qué cosa tan extraña!  Voy a ver por qué no se consume la zarza.”

            Cuando el Señor vio que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza:  -- ¡Moisés!  ¡Moisés!  -- Aquí estoy – contestó Moisés.

            Entonces Dios le dijo:  -- No te acerques.  Y descálzate, porque el lugar donde

estás es sagrado.  Yo soy el Dios de tus antepasados.  Soy el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. --

            Moisés se cubrió la cara, pues tuvo miedo de mirar a Dios, pero el Señor siguió diciendo:  -- Claramente he visto cómo sufre mi pueblo que está en Egipto.  Por eso he bajado, para salvarlos del poder de los egipcios; voy a sacarlos de ese país y a llevarlos a una tierra grande y buena, donde la leche y la miel corren como el agua.  Es el país donde viven muchas tribus ahoraMoisés, ponte en camino, que te voy a enviar ante el faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los israelitas.

            Entonces Moisés le dijo a Dios: -- Y quién soy yo para presentarme ante el faraón y sacar de Egipto a los israelitas? --

            Y Dios le contestó:  -- Yo estaré contigo, y esta es la señal de que yo mismo te envío: cuando hayas sacado de Egipto a mi pueblo, todos ustedes me adorarán en este monte. --

            Pero Moisés le respondió:  --  El problema es que si yo voy y les digo a los israelitas: ‘El Dios de sus antepasados me ha enviado a ustedes,’ ellos me van a preguntar:  ¿Cómo se llama?’ Y entonces,  ¿qué les voy a decir? --

            Y Dios le contestó:  -- YO SOY EL QUE SOY.  Y dirás a los israelistas: ‘YO SOY’  me ha enviado a ustedes.  Este es mi nombre eterno; este es mi nombre por todos los siglos.  Anda, reúne a los ancianos de Israel y diles todo eso.  --

            Además, Dios le dijo a Moisés:  Los ancianos te harán caso; entonces tú irás con ellos a ver al rey de Egipto, y le dirás:  ‘El Señor, el Dios de los hebreos, ha salido a nuestro encuentro.  Por lo tanto, déjanos ir al desierto, a una distancia de tres días de camino, a ofrecer sacrificios al Señor nuestro Dios.  Sin embargo, yo sé muy bien que el rey de Egipto no los dejará salir; si no es por la fuerza.  Por lo tanto, yo mostraré mi poder y heriré de muerte a los egipcios con todas las cosas asombrosas que haré en su país; después de eso el faraón los dejará salir. --

            Ellos no me creerán, ni tampoco me harán caso – contestó Moisés --.  Al contrario, me dirán: ‘El Señor no se te ha aparecido.’ --

            ¿Qué es lo que tienes en la mano?  -- preguntó el Señor.  – Un bastón – contestó Moisés.

            -- Arrójalo al suelo – ordenó el Señor.

            Moisés lo arrojó al suelo y, en ese mismo instante, el bastón se convirtió en una serpiente.  Moisés echó a correr para alejarse de ella, pero el Señor le dijo:

            -- Extiende la mano y agárrala de la cola.  –

            Moisés extendió la mano y, al agarrarla, la serpiente se convirtió otra vez en bastón. 

            --  Y ahora, mete tu mano en el pecho. – dijo el Señor.

            Moisés metió su mano en el pecho y, al sacarla, vio que estaba enferma de lepra y blanca como la nieve.  Entonces Dios le dijo:  -- Vuelve a meter tu mano en el pecho.

            Moisés lo hizo así y, al sacar la mano de nuevo, ya estaba tan sana como todo su cuerpo.  Luego el Señor le dijo:  -- Si con la primera señal no te creen ni te hacen caso, entonces te creerán con la segunda; pero si no te creen ni te hacen caso con ninguna de estas dos señales, saca agua del río y derrámala sobre el suelo.  En cuanto el agua que saques del río caiga al suelo, se convertirá en sangre. --

            -- ¡Ay, Señor! – respondió Moisés --.  Yo no tengo facilidad de palabra . . . siempre que hablo, se me traba la lengua. –

            Pero el Señor le contestó:  -- ¿Y quién le ha dado la boca al hombre?  ¿Quién si no yo lo hace mudo, sordo, ciego, o que pueda ver?  Así que, anda, que yo estaré contigo cuando hables, y te enseñaré lo que debes decir.

            Moisés insistió:  -- ¡Ay, Señor, por favor, envía a alguna otra persona!

            Entonces, el Señor se enojó con Moisés, y le dijo:  -- ¡Pues ahí está tu hermano Aarón, el levita!  Yo sé que él habla muy bien.  Tú le hablarás a Aarón como si fuera yo mismo, y Aarón a su vez le comunicará al pueblo lo que le digas tú.  Llévate este bastón, porque con él harás cosas asombrosas. --

Sí, así es.  Esta es la historia que encontramos en la palabra de Dios.  Ahora, vamos a repasar la historia haciendo algunas preguntas.

 

Preguntas:

 

1.  ¿Por qué Moisés tenía que salir de Egipto?  ---- Porque él mató un egipcio.

2.  ¿Había consecuencias por su pecado? ----  Sí.  No pudo continuar viviendo en Egipto.

     Tenía que salir para salvar su vida.

3.  ¿Qué le pasó a Moisés después de salir a Egipto?  ---- El huyó a Madián.  Se casó allá

     y empezó a cuidar las ovejas de su suegro.

4.  ¿Qué pasó en Egipto cuando los israelitas seguían quejándose y lamentando su

     esclavitud?  ----  Dios escuchó sus lamentos y atendió sus quejas, acordándose de la

     alianza que había hecho con Abraham, Isaac y Jacob.

5.  ¿Qué nos enseña eso sobre Dios?  ----  Dios sabía lo que estaba pasando con los

      israelitas.  El tenía compasión por ellos.  El quería cumplir su promesa a Abraham,

      Isaac, y Jacob.

6.  ¿Qué vio Moisés un día cuando él estaba en el campo?  ----  El vio una zarza que

     ardía con el fuego, pero no se consumía.

7.  ¿Quién le habló a Moisés desde esta zarza ardiente?  ---- Dios.

8.  ¿Han visto alguna vez una zarza que se quemaba sin consumirse? ---- No.  Entonces,

     qué nos enseña eso sobre Dios?  ---- Dios es todopoderoso.  El puede hacer milagros.

9.  ¿Por qué Moisés tenía que quitarse sus calzados?  ---- Porque él estaba parado en

      tierra sagrada.

10.  ¿Qué nos enseña eso sobre Dios?  ----  Dios es santo y recto. 

11.  ¿Qué quería hacer Dios con Moisés?  ---- El quería enviar a Moisés ante el faraón

       para que saque de Egipto a su pueblo, a los israelitas.

12.  ¿Por qué se referió Dios a los israelitas como su pueblo?  ----  Porque desde el

       tiempo de Abraham, Dios se comprometió estar y trabajar en medio de los

       descendientes de Abraham.   El escogió la descendencia de Abraham para ser su

       pueblo.

13.  ¿A donde quería llevar Dios a su pueblo?  ---- El quería llevarlos a Canaán.  

14.  ¿Por qué a Canaán?  ---- Porque esta es la tierra que Dios habia prometido a

       Abraham, Isaac, y Jacob para sus descendientes.

15.  ¿Cómo respondió Moisés, escuchando que Dios quería enviarle a Egipto para

       sacar a su pueblo?  ----  Moisés le dijo a Dios: “¿Quién soy yo para presentarme ante

       el faraón y sacar de Egipto a los israelitas?”

16.  ¿Dios sabía que Moisés era un hombre que cuidaba ovejas?  ---- Sí.

17.  Entonces, ¿la excusa de Moisés, que él no era un hombre de importancia era           

       razón para no obedecer a Dios?  ---- No.  Dios le dijo que El iba a estar con Moisés.

18.  ¿Cómo respondió Dios a Moisés cuando Moisés le dijo que los israelitas iban a

       querer saber quien le mandó?  ----  Dios le dijo: ‘YO SOY EL QUE SOY.  Y dirás a

       los israelistas: YO SOY  me ha enviado a ustedes.  Este es mi nombre eterno; este es

       mi nombre por todos los siglos.’ --

19.  ¿Qué significa este nombre de Dios – YO SOY EL QUE SOY?  ---- Significa que El

       es el unico, verdadero Dios.  No hay otro como El.

20.  Entonces, Dios le dijo a Moisés que vaya con los ancianos de israel a faraón para

       decirle que los israelitas tenían que salir de egipto para ofrecer sacrificios a Dios el

       Señor.  También, Dios le dijo a Moisés que el rey de Egipto no los iba a dejar ir

       y por fin Dios tendría que mostrar su poder para liberar a los israelitas.  ¿Cómo Dios

       podia saber el futuro de su pueblo?  ---- Dios lo sabe todo; El sabía el futuro de ellos  

       también.

21.  Pero, Moisés todavía tenía dudas y excusas.  Entonces, Moisés le dijo a Dios que los

       ancianos de los israelitas no iban a creerle, ni tampoco le harían caso.  ¿Cuáles son

       las señales que Dios le dio a Moisés para que los ancianos creán en él?  ----  El

       bastón de Moisés se convirtió en una serpiente.  También, Moisés metió su mano en

       el pecho y, al sacarla, vio que estaba enfermo de lepra y blanca como la nieve.

       Además, Dios le dio a Moisés el poder a convertir el agua del Río Nilo en sangre.

22.  Aunque había recibido Moisés estas señales, todavía él dudaba de Dios.  Ahora, ¿qué

       excusa ofreció Moisés acerca de su lengua?  ----  Moisés le dijo a Dios, que él no

       tenía facilidad de palabra.  Siempre que hablaba, se le trababa la lengua.

23.  ¿Cómo respondió Dios a Moisés?  ----  El le contestó con dos preguntas:  ¿Y quién le

       ha dado la boca al hombre?  ¿Quién si no yo lo hace al mudo hablar, al sordo

       escuchar, o que el ciego pueda ver?

24.  ¿Qué quiería enseñarle Dios a Moises con estas preguntas?  ----  Dios quiería

       enseñarle que no hay otro como El.  Dios creó al hombre y es Dios que hace a uno

       hablar, escuchar, y ver.

25.  Pero, todavía, Moisés no quiso ir a Egipto.  El pidió que Dios manda a otro en su

       lugar.  ¿Se enojó Dios con Moisés?  ----  Sí.

26.  Eso que Moisés no quería hacer era pecado?  ---- Sí.

27.  Entonces, ¿cuál era la consecuencia para Moisés por no querer hacer la voluntad de

       Dios?  ---- Dios buscó a otra persona para hablar directamente a su pueblo.

28.  ¿Quién iba a ser el portavoz de Moisés?  ----  Su hermano Aarón.

29.  ¿Piensa que Dios está feliz cuando el hombre no quiere hacer las cosas que El

       manda?  ---- No, El no está feliz con las excusas del hombre.  ¿Por qué?  ----

       Porque las excusas revelan que el hombre no confia en Dios.

30.  ¿Qué nos enseña este estudio sobre el carácter de Dios?

31.  Ahora, ¿quién puede relatar el estudio?

 

Esta historia se encuentra en el libro de Éxodo en los capitulos 2, 3, y 4