MOISÉS RECIBIÓ LOS MANDAMIENTOS Y LAS LEYES

Estudio 26

 

Texto:  Éxodo 19:1-20:21; Deut. 5:30-31; Éxodo 20:22-23:32; Deut. 18:9-12; Éxodo 24:3-18

 

Temas:  Hay un solo Dios; Dios es todo poderoso; Dios sabe como debemos vivir; Dios es santo

 

Moisés recibió los mandamientos y las leyes          Éxodo 19:1-20:21; Deut. 5:30-31; Éxodo 20:22-23:32; Deut. 18:9-12; Éxodo 24:3-18

    

Los israelitas llegaron al desierto de Sinaí al tercer mes de haber salido de Egipto y acamparon allí mismo, frente al monte Sinaí u Horeb.  Allí Moisés subió a encontrarse con Dios, pues el Señor lo llamó desde el monte y le dijo:

-- Ustedes han visto lo que yo hice con los egipcios, y cómo los he traído a ustedes a donde yo estoy, como si vinieran sobre las alas de un águila.  Así que, si ustedes me obedecen en todo y cumplen mi alianza, serán mi pueblo preferido entre todos los pueblos, pues toda la tierra me pertenece.  Ustedes me serán un reino de sacerdotes, un pueblo consagrado a mí.  Diles todo esto a los israelitas.  Mira, voy a presentarme ante ti en medio de una nube espesa, para que la gente me oiga hablar contigo y así tengan siempre confianza en ti.  Ve y prepara al pueblo hoy y mañana.  –

Moisés bajó del monte a decir a los israelitas todas estas palabras y a  preparar al pueblo para que rindiera culto a Dios.  Al amanecer del tercer día hubo relámpagos y truenos, y una espesa nube se posó sobre el monte.  Un fuerte sonido de trompetas hizo que todos en el campamento temblaran de miedo.  Entonces Moisés llevó al pueblo fuera del campamento para encontrarse con Dios, y se detuvieron al pie del monte.  Todo el monte Sinaí echaba humo debido a que el Señor había bajado a él en medio de fuego.  El humo subía como de un horno, y todo el monte temblaba violentamente. 

El Señor bajó a la parte más alta del monte Sinaí, y le pidió a Moisés que subiera a ese mismo lugar.  Moisés subió, y Dios habló, y dijo todas estas palabras:

– Yo soy el Señor tu Dios, que te sacó de Egipto, donde eras esclavo.  No

tengas otros dioses aparte de mí.  No te hagas ningún ídolo ni figura.  No te inclines delante de ellos ni los adores, porque yo soy el Señor tu Dios; soy un Dios celoso. 

No hagas mal uso del nombre del Señor tu Dios.  Acuérdate del Sábado, para consagrarlo al Señor.  Trabaja seis días y haz en ellos todo lo que tengas que hacer, pero el séptimo día es de reposo consagrado al Señor tu Dios.  No hagas ningún trabajo en ese día.  Porque el Señor hizo en seis días el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y descansó el día séptimo.  Por eso el Señor bendijo el sábado y lo declaró día sagrado.

Honra a tu padre y a tu madre, para que vivas una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.

No mates.  No cometas adulterio. No robes.  No digas mentiras en contra de tu prójimo.  No codicies la casa de tu prójimo:  no codicies su mujer, ni su esclavo, ni su esclava, ni su asno, ni nada que le pertenezca. –

            Todo los israelitas fueron testigos de los truenos y relámpagos, del sonido de trompetas y del monte envuelto en humo; pero tenían miedo y se mantenían alejados.   Así que le dijeron a Moisés: -- Háblanos tú, y obedeceremos; pero que no nos hable Dios, no sea que muramos. --

Y Moisés les contestó: -- No tengan miedo.  Dios ha venido para ponerlos a prueba y para que siempre sientan temor de él, a fin de que no pequen.  –

Y mientras el pueblo se mantenía alejado, Moisés se acercó a la nube oscura en la que estaba Dios.  Entonces, Dios le dijo a Moises:  --  Ve y diles que regresen a sus tiendas de campaña; pero tú quédate aquí conmigo, porque te voy a decir todos los mandamientos, leyes, y decretos que les has de enseñar, para que los pongan en práctica en el país que les voy a dar en propiedad. --  Entonces, Moisés lo hizo.

El Señor le dio a Moisés otras leyes para los israelitas para gobernar todo aspectos de sus vidas – leyes acerca de los esclavos, leyes contra acciones violentas, leyes en caso de accidentes, leyes para reparar daños, leyes morales y religiosas, y leyes para hacer justicia.  También, Dios les dio instrucciones sobre sus fiestas, instrucciones sobre animales que pueden comer, instrucciones sobre sus sacrificios, instrucciones acerca del diezmo,  instrucciones en cuanto a los reyes, y instrucciones sobre las prácticas paganas.  

En el caso de prácticas paganas, Dios le dijo para decir a los israelitas: -- Cuando hayan entrado ustedes en el país que el Señor su Dios les va a dar, no imiten las horribles costumbres de esas naciones.  Que nadie de ustedes ofrezca en sacrificio a su hijo haciéndolo pasar por el fuego, ni practique la adivinación, ni pretenda predecir el futuro, ni se dedique a la hechicería ni a los encantamientos, ni consulte a los adivinos y a los que invocan a los espíritus, ni consulte a los muertos.  Porque al Señor le repugnan los que hacen estas cosas.

Moisés le contó al pueblo todo lo que el Señor había dicho y había ordenado, y todos a una voz contestaron:  -- ¡Haremos todo lo que el Señor ha ordenado!

Entonces Moisés escribió todo lo que el Señor había dicho, y después construyó un altar al pie del monte.  Para confirmar la alianza con Dios basado en las instrucciones a Moisés, ellos ofrecieron a Dios un sacrificio con sangre.   Después Moisés tomó el libro de la alianza y se lo leyó al pueblo, y ellos dijeron: 

-- Pondremos toda nuestra atención en hacer lo que el Señor ha ordenado.  –

Despues, El Señor le dijo a Moisés:  -- Sube al monte, donde yo estoy, y espérame allí, pues voy a darte unas tablas de piedra en las que he escrito la ley y los mandamientos para instruir a los israelitas. –

Moisés se levantó y subió al monte de Dios.  El entró en la nube, y alli se quedó cuarenta días y cuarenta noches, recibiendo las instrucciones del Señor.

Sí, así es.  Esta es la historia que encontramos en la palabra de Dios.  Ahora, vamos a repasar la historia haciendo algunas preguntas.

        

Preguntas:

 

1.  Al tercer mes después de haber salido de Egipto, ¿a dónde llegaron los israelitas?  ----

     Los israelitas llegaron al desierto de Sinaí.

2.  Moisés subío al monte a encontrarse con Dios.  Dios les dijo que El los

     había traído como si vinieran sobre las alas de un águila.  ¿Qué significaba para Dios

     eso?  ----  Cómo el águila proteje y cuida sus crías, Dios había protejido a su pueblo

     en la salida de Egipto y en esos meses en el desierto.  El les mostró su amor por ellos.

3.  ¿Qué quería Dios con su pueblo?  ----  El quería que los israelitas le obedezcan en

     todo y cumplen su alianza para ser un pueblo preferido entre todos los pueblos de la

     tierra.  Dios quería que los israelitas sean un pueblo consagrado a El.

4.  Después de este encuentro con Dios, Moisés les dijo a los israelitas todo lo que había

     escuchado y que la gente tenían que prepararse para ser consagrado por medio de un

     encuentro con Dios.  ¿Qué pasó tres días despues de eso?  ----  En este día hubo

     relámpagos y truenos, y una espesa nube se posó sobre el monte.  Moisés llevó al

     pueblo fuera del campamento para encontrarse con Dios, y se detuvieron al pie del

     monte.  Un fuerte sonido de trompetas hizo que todos en el campamento temblaran de

     miedo.  Todo el monte Sinaí echaba humo debido a que el Señor había bajado a él en

     medio de fuego.  El humo subía como de un horno, y todo el monte temblaba

     violentamente.

 5. Entonces, Moisés subió al monte y Dios le dio los diez mandamientos.  ¿Cuáles de los

     diez mandamientos puede repetir en este momento?  

6.  ¿Por qué Dios les dio a los israelitas esos mandamientos?  ----  El quería que ellos

     sean un reino de sacerdotes, un pueblo dedicado a El.

7.  ¿En este encuentro con Dios, los israelitas tuviéron miedo?  ---- Sí.  Temían que

     Dios iba a matarles.

8.  ¿Cuál era la razón por la que Moisés les dijo que Dios les habló tan fuerte?  ----

     Moisés les dijo: -- No tengan miedo.  Dios ha venido para ponerlos a prueba y para

     que siempre sientan temor de él, a fin de que no pequen. –

9.  ¿Dios les dio solamente los diez mandamientos y nada más?  ----  No.  El les dio otros

     mandamientos e instrucciones. 

10.  ¿De cuáles de esos temas se acuerda usted en este momento?

11.  ¿Cuál era el proposito de Dios en darles tantas leyes y instrucciones? 

       ----  Dios quería que ellos vivan en paz, el uno con el otro, y que vivan una vida que

       agrade Dios.

12.  ¿En el caso de prácticas paganas, Dios les permitió sacrificar sus hijos?  ---- No.

13.  ¿Dios les permitió practicar la adivinación y consultar con los que se dedican a la

       hechicería, a los encantamientos, y a los que invocan a los espíritus?  ---- No.  ¿Por

       qué?  ----  Porque a Dios le repugnan los que hacen estas cosas.

14.  Entonces después de escribir todo lo que el Señor había dicho, ¿qué hizo Moisés

       para confirmar la alianza entre Dios y su pueblo?   ---- Construyó un altar al pie del

       monte y ellos ofrecieron a Dios un sacrificio con sangre. 

15.  Después de leer al pueblo todo las leyes e instrucciones que estaban en el libro en

       que Moisés los escribió, ¿cómo respondió el pueblo?  ---- Ellos le dijeron: --

       Pondremos toda nuestra atención en hacer lo que el Señor ha ordenado. --

16.  Después de recibir todos los mandamientos y las leyes, Moisés les despidió a los

       Israelitas a sus tiendas de campaña.  ¿Con qué propósito se quedó Moisés en el

       monte de Sinaí?  ----  Dios quería darle unas tabletas de piedra en las que había

       escrito la ley y los mandamientos para instruir a los israelitas

17.  ¿Por cuántos días estuvo Moisés en la montaña?   ---- Se quedó allí cuarenta días y

       cuarenta noches.

18.  ¿Hoy en día, con qué propósito existen las leyes?  ----  NNo Las leyes existen para que la

       gente viva en paz y seguridad.

19.  ¿Piensas qué Dios quería lo mismo para su pueblo?  ---- Sí.

20.  ¿Hoy en día, la gente puede obedecer todas las leyes todo el tiempo?  ---- No.

21.  ¿Piensa que los israelitas obedecerían a todas las leyes de Dios todo el tiempo? 

       ----  No.

22.  Entonces, Dios le dio a su pueblo esas leyes e instrucciones porque El les amaba o

       porque El les odíaba?  ----  Dios le dio las leyes porque El les amaba.

23.  ¿Que parte del estudio le gustó más?

24.  ¿Ahora, quién puede relatar este estudio?

 

Esta historia se encuentra en los libros de Éxodo y Deuteronomio